lunes, 15 de junio de 2009

Llegan las vacaciones escolares y este año el servicio de "Centros Abiertos" deja de ser gratuito.

Parece que como éste año hay crisis económica la Junta de Castilla y León ha decidido cobrar, entre 25 y 80€, a los trabajadores que lleven a sus hijos a los “Centros Abiertos” durante la última semana de junio y el mes de julio.
El Acuerdo 48/2009 de 30 de abril (BOCyL de 6 de mayo), de la Junta de Castilla y León, aprueba las nuevas tarifas a abonar por los usuarios que utilicen el servicio de “Centros Abiertos”. Ésta iniciativa ha contado la aprobación de las organizaciones sindicales y empresariales en el marco del diálogo social de Castilla y León.
Éste servicio se creo de acuerdo con las organizaciones empresariales y sindicales para que los padres que trabajan en período de vacaciones escolares pudiesen conciliar mejor su vida laboral y familiar. La Consejería de Educación y los Ayuntamientos garantizaban la apertura de un número de centros educativos suficientes para atender la demanda y garantizaban la gratuidad de las actividades que se desarrollaban esos días.
Las tarifas que las familias tendrán que pagar por esta actividad suponen un cambio radical en las cláusulas de un servicio que desde su inicio nunca supuso gasto alguno para sus beneficiarios. Este cambio de planteamiento es una muestra más de la tendencia de la Junta a privatizar los servicios públicos que suele acompañar la eliminación del carácter progresivo de los impuestos y una muestra de insensibilidad social, justo cuando la crisis económica hace que aumenten de forma alarmante los índices de morosidad y de pobreza.
Lo más sorprendente de ésta medida es que haya contado con el apoyo de las uniones regionales de UGT y CC.OO. Es posible que haya argumentos sindicales de peso para apoyar la decisión de la Junta de Castilla y León; pero ni han sido debatidos en la organización ni fuera de ella.
En fin, ésta decisión es mala para los usuarios del servicio y también para el empleo porque es posible que el pago conlleve una bajada del número de participantes y por tanto del empleo ligado a dicha actividad.

Visitantes