miércoles, 18 de febrero de 2009

¿Por qué era necesario un cambio en la Unión Sindical de CC.OO. de Castilla y León?

Hace casi 5 años, Ángel Hernández Lorenzo dijo en su discurso de clausura del Congreso celebrado en Tordesillas: “Estamos en el acto de clausura del 8º Congreso, hemos elegido una Comisión Ejecutiva, y digo “hemos elegido”, porque ésta es la Comisión Ejecutiva del conjunto de los afiliados de las Comisiones Obreras de Castilla y León. Ya se han acabado las dos listas.” “el ánimo de quien os habla es seguir trabajando en la normalización interna” Esas fueron sus palabras.
Hoy, después de cinco años y después de otro congreso no estamos mejor que cuando se pronunció esa frase. No se ha avanzado en la normalización interna.
No es mi intención repasar lo acontecido en el pasado período. El congreso ya se ha pronunciado al respecto; pero creo las discrepancias sindicales no se pueden ni deben saldar con disoluciones de órganos de dirección ni mucho menos con expulsiones y en esta organización hemos visto disoluciones y expulsiones que después han sido revocadas por los tribunales y por las comisiones de garantías.
Dicho esto no voy a volver a mirar por el retrovisor porque espero que estas actuaciones no se vuelvan a repetir nunca en ésta organización.
El compañero Ignacio Fernández Toxo dijo en una asamblea de delegados celebrada en Madrid:
“Somos la primera fuerza en afiliación y en representación, pero debemos mejorar. No debemos ensimismarnos en los datos......... Nuestra presencia es muy desigual. Necesitamos dar un salto cuantitativo y cualitativo. No podemos acomodarnos......... La realidad está cambiando y necesitamos nuevos instrumentos de coordinación, cooperación y codirección. Las organizaciones tienen que participar del gobierno de la Confederación con la Comisión Ejecutiva que salga elegida. Entendemos la confederalidad desde el debate, la cooperación y la coordinación........... El Sindicato debe establecer nuevos mecanismos de cooperación interfederales y territoriales, donde el diálogo social, la concertación, la movilización, tengan un eje común que evite la dispersión y le dé coherencia”.
Estas afirmaciones que nuestro S. General realizó hace algunos meses referidas a la Confederación reflejan, también, la realidad de nuestra comunidad. Por tanto, es cierto que hemos hecho bastantes cosas bien, pero debemos mejorar sustancialmente otras y cambiar radicalmente algunas.
Desde la normalidad que debiera presidir el debate en CC.OO., defendemos nuestra legítima opción de cambio porque estamos convencidos de que es lo mejor para CCOO en Castilla y León.
Para nosotros el cambio supone que:
- Tenemos que reforzar la dirección colectiva y los vínculos entre uniones y federaciones. Es posible otro modelo de dirección, manteniendo la pluralidad y la democracia interna. Debemos profundizar en el concepto de confederalidad en nuestra comunidad ampliando la participación en la discusión y elaboración de propuestas (el debate), mejorando el trabajo conjunto para conseguir un fin común (la cooperación), concertando los medios y esfuerzos necesarios para conseguirlo (la coordinación). Todo esto no debe suponer que las uniones y federaciones pierdan su identidad y autonomía para actuar en los ámbitos que les son propios. Queremos superar las fracturas del pasado, sin olvidarlo, y no queremos más exclusión en CC.OO.
He formado parte de la C. Ejecutiva durante el último mandato y os puedo asegurar que el Secretariado ha suplantado las funciones de la C. Ejecutiva y eso no debe repetirse. La C. Ejecutiva Confederal ya ha empezado a trabajar y no ha constituido un secretariado, ese es el ejemplo a seguir.
Igualmente creemos que el papel del Comité debe reforzarse y dinamizarse. Debe convertirse en un órgano que elabore propuestas sindicales y organizativas de carácter estratégico; que refuerce la colaboración entre uniones y federaciones; que defina los objetivos en materia de dialogo social, recursos sindicales y organizativos.
También el consejo de la unión debe mejorar sus hábitos de trabajo. No es bueno para CCOO que el debate sea prácticamente inexistente y se produzca únicamente desde posiciones condicionadas por las sensibilidades que tradicionalmente hemos tenido.
- Tenemos que mejorar la transparencia de nuestra organización y los servicios que damos a nuestros afiliados. Es necesario que seamos más transparentes en cuanto a nuestros recursos humanos y financieros. Exigimos transparencia a los Consejos de Administración de las empresas, a los altos cargos de la Junta, etc... y debemos exigírnosla a nosotros mismos.
Igualmente debemos pararnos a pensar en los servicios que tenemos, en la calidad de los mismos, en su gestión y en su coste. Estoy pensando en los Servicios Jurídicos y otros. Todavía sigo sin entender como hemos llegado a la actual situación en los servicios jurídicos.
- Reforzar el Proyecto Confederal del que formamos parte. Ante nuevas y complejas realidades debemos recuperar la incitativa en el diálogo social, fortaleciendo nuestro perfil reivindicativo, ganando en capacidad de propuesta, anticipándonos a los problemas, ofreciendo soluciones concretas y movilizándonos cuando estas soluciones no son aceptadas.
Castilla y León no es como era hace pocos años, la realidad ha cambiado y nosotros debemos adaptarnos. Tenemos que desplegar iniciativas sindicales coherentes en la empresa y en la sociedad frente a CECALE, frente a la Junta de Castilla y León y, también, frente a las Administraciones Locales. Las soluciones deben de llegar desde el acuerdo; pero no debemos renunciar a la movilización cuando sea necesaria.
En el pasado Congreso se perdió la oportunidad de tener una dirección en la que todas y todos nos sintiésemos reconocidos.

Visitantes