viernes, 26 de junio de 2009

A propósito de las pensiones en Castilla y León

La pensión media de jubilación en Castilla y León se situó en 731,10 € en el mes de junio, mientras que la media en España fue de 853,87 € según datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración.

La agencia Europa Press publicó ésta noticia el pasado 25 de junio.
En la noticia se nos informaba del número de pensionistas en cada una de las nueve provincias de la comunidad, del número de pensionistas por tipo de pensión (jubilación, incapacidaz permanente, viudedad, orfandaz y a favor de familiares) su pensión media, la pensión media en España y finalmente se comparaban las pensiones medias por comunidad.
El final del artículo resaltaba que siete comunidades estaban por encima de la pensión media y, por tanto, diez estaban por debajo de la pensión media.
La estructura del artículo te invitaba a comprobar rápidamente si tú comunidad, Castilla y León en este caso, esta por encima o por debajo de la media y cuales eran las diferencias entre unas y otras. El resto de los datos que afectan más directamente a las personas quedaban menos resaltados en la información aunque puedan ser los más interesantes.
Me resulta curioso que únicamente se comparen las pensiones medias de las CCAA y no se comparen las pensiones medias entre las nueve provincias de nuestra comunidad. Es cierto que la difencia máxima entre las CCAA es mayor 308,63 € entre la más alta y la más baja; pero la diferencia entre las nueve provincias también es significativa, la más baja es de 629,8 € y la más alta de 839,25 €; son 209,45 € de diferencia. Valladolid, Burgos, León y Palencia están por encima de la pensión media de la comunidad y el resto está claramente por debajo.
En fin, quería hacer estos comentarios para poner de manifiesto que está bien compararnos con el resto de comunidades autónomas y exigir políticas que sirvan para reducir las diferencias entre unas y otras; pero debemos ser conscientes de que también hay muchas diferencias entre nuestras nueve provincias y que debemos ser mucho más exigentes con nuestro gobierno regional para que también ponga en marcha políticas que reduzcan estas diferencias.
He utilizado el ejemplo de las pensiones que quizás sea el menos adecuado a la hora de reivindicar una acción política más decidida de la Junta de Castilla y León; pero cuando aparecen los datos sobre desempleo o financiación de los servicios públicos las comparaciones de los datos siempre se plantean en los mismos términos.

Visitantes