domingo, 28 de noviembre de 2010

“Farsa democrática” Segunda parte.

Gelo
Tras analizar en la anterior entrada de este blog la inexplicable actuación de los causantes directos de la crisis de la Unión Sindical de Salamanca voy a comentar la actuación de la C. Ejecutiva de la Unión Sindical de CCOO de Castilla y León (en adelante CE USCyL) que es el órgano de dirección encargado de resolver el problema inicial según recogen nuestros estatutos.
Antes de examinar la solución acordada por la CE USCyL es necesario resaltar la falta de interés demostrado por el órgano de dirección y sus miembros, en especial por el secretario general, para evitar que las dimisiones se produjesen. La obligación de la dirección regional era intentar evitar la crisis, defender la legitimidad del IX Congreso celebrado hace dos años, como hace en muchas ocasiones ante los problemas que surgen en las organizaciones de CCOO, y apostar por el proyecto respaldado casi unánimemente en el citado congreso. Habitualmente ese trabajo de mediación es fructífero y evita muchas crisis; pero en el caso de Salamanca creo que ese trabajo no ha existido. No se ha hecho nada por evitar la crisis o se ha hecho muy poco, incluso algunos compañeros creen que el trabajo realizado ha sido en sentido contrario.
No se evito la dimisión, veamos como se gestionó la solución provisional. Los estatutos de CCOO dicen que “Previamente a la designación de la dirección provisional, el órgano competente para ello deberá tratar de consensuar el nombramiento de la misma.”, por tanto cabe preguntarse si la CE USCyL intentó consensuar el nombramiento. Según mis noticias, la respuesta es que no, se mantuvieron algunas conversaciones para cubrir las formas; pero no se intentó consensuar nada, de hecho el nombramiento de esa dirección provisional a generado un profundo rechazo porque se ha excluido a personas y sindicatos que habían manifestado su voluntad de participar. Es más analizando su composición parece que se ha reforzado a quienes han provocado la crisis.
Por último, la dirección provisional nombrada alterará de forma notable la composición del próximo Congreso de la Unión de Salamanca que deberá celebrarse en los próximos meses. Otro problema que debemos imputar a quien ha gestionado tan rematadamente mal la crisis, o quizás la gestión sea la adecuada para los intereses de los dimisionarios que parecen coincidir sospechosamente con los de la actual dirección de la Unión Sindical de CCOO de Castilla y León. Por tanto, podríamos decir que la solución adoptada por la dirección regional no ha sido la adecuada, ha sido una solución democrática en las formas, pero una “farsa” en el fondo o si se prefiere un engaño a toda la organización. Algunos compañeros hablan de “golpe de estado” consentido o alentado por la propia dirección regional.
Veremos en un futuro no muy lejano si se cumple el viejo refrán que dice: “piensa mal y acertarás”, me gustaría mucho que estuviésemos equivocados, pero me temo que no será así.

Visitantes