jueves, 25 de noviembre de 2010

Crónica de una farsa democrática.


Durante las últimas semanas en la Unión Sindical de CCOO de Salamanca hemos asistido a la creación de una falsa crisis y a la resolución de la misma en base a los estatutos de la organización. La falsa crisis se ha montado en base a una “farsa democrática”, la dimisión de 8 de 15 miembros de la comisión ejecutiva elegida en una única lista y votada por más 95% de los delegados en el último congreso celebrado el 8 de noviembre de 2008. La mayoría en la elección de Mercedes Elena fue todavía mayor, obtuvo el voto de 104 delegados de los 105 asistentes.
Recuerdo las felicitaciones de todo el mundo por el grado de acuerdo y consenso alcanzado en el IX Congreso de la Unión de CCOO de Salamanca en un momento muy complicado para la organización. Se decía entonces que, “aunque en democracia todas las opciones son legítimas y la pluralidad en modo alguna puede ser perjudicial, la unidad alcanzada responde a un ejercicio de síntesis, de puesta en común y de unidad, que debe ser saludado justo cuando más falta nos hace que los Sindicatos estén fuertes.”
Hoy, dos años después, me pregunto ¿que ha pasado? ¿cuales han sido los motivos para que se 8 compañeros dimitan? ¿son malos los datos de CCOO en Salamanca? ¿hemos perdido afiliación? ¿hemos perdido las elecciones sindicales? ¿hemos perdido capacidad de movilización? ¿hemos perdido capacidad de propuesta? ¿presencia en los medios? ¿no hemos trabajado adecuadamente para la Huelga General del 29 de septiembre? ¿ha ejercido despóticamente la Secretaria General su cargo? ¿ha habido algún conflicto entre los sindicatos de rama y la Secretaria General?…… En fin, se me ocurren muchas preguntas que de momento no tienen respuesta porque después de leer la carta de dimisión de los ocho compañeros de la ejecutiva estoy indignado.
Los argumentos para justificar la decisión de dimitir recogidos en la carta son “la falta de organicidad y confianza que se sufre en la comisión ejecutiva” junto con lo recogido en el último párrafo que copio literalmente “En definitiva, el que se desprecie y no se tenga en cuenta la necesaria comunicación y organización, así como la falta de respeto a las propuestas de la mayoría en una organización sindical de clase como somos en CCOO y sobre todo en nuestros órganos de dirección, nos ha hecho tomar esta difícil situación.”
La falta de organicidad y de confianza parece ser el desencadenante de la crisis y a mí me resulta muy difícil entender lo que quieren decir. La organicidad no sabía lo que era y después de buscar en la RAE y no encontrar la palabrita recurrí a google,  gran aliado en estos casos,  y me quede casi como estaba. Las referencias que he encontrado me llevan a la organicidad como concepto etiológico, es decir, un concepto relacionado con las causas de las enfermedades y como principio desarrollado dentro de la Teoría General de Sistemas (cosas informáticas). En fin, el próximo día que vea a alguno de los dimisionarios le pediré que me lo explique.
Respecto a la falta de confianza hay poco que decir porque tiene que ver, entiendo, con las relaciones personales y no con la falta de confianza en el trabajo desarrollado. Digo esto por las múltiples declaraciones, incluso de los dimisionarios, alabando el trabajo de Mercedes, ex Secretaria General que como dicen nuestros estatutos “Actúa bajo el acuerdo colegiado del Consejo Provincial y de la Ejecutiva Provincial, siguiendo el principio de dirección y representación colectiva y tiene como misión la de cohesionar e impulsar las funciones de dichos órganos..De manera que si se alaba el trabajo de la Secretaria General, también se alaba el trabajo de los órganos de dirección salvo que se esté engañando a todo el mundo.
Por último, he de decir que no conozco ninguna iniciativa propuesta por la mayoría que citan los dimisionarios que no haya sido atendida. Soy miembro del Consejo de la Unión, bueno era porque también ha quedado disuelto, y no he conocido ninguna propuesta que no se haya tenido en cuenta y mucho menos a la que se le haya faltado el respeto (entiendo que a los que la proponen).
Entonces ¿cual ha sido el problema real? no lo sé, lo sabrán quienes han provocado la crisis, pero intuyo que tiene que ver con la impaciencia de algunos que tienen muchas ganas de controlar todo y utilizan los estatutos de la organización para desestabilizarla. Es decir, todo ha sido una farsa, un enredo que tiene como fin engañar o aparentar y ha sido democrática porque ha habido 8 compañeros de 15, una mayoría, que se han prestado a ello. No obstante, es muy discutible sostener que, hoy, esos compañeros representen la mayoría de la organización, los intereses que representan no creo ni que estén en Salamanca.
Parafraseando a Marcelino Camacho, “si te caes o te tiran te levantas y sigues siempre adelante, siempre a la izquierda.”

Visitantes