sábado, 31 de diciembre de 2011

En España hay pocos empleados públicos y con la tasa de reposición “cero” habrá menos y los servicios públicos se deterioraran cada día más.

Repersentantes de la Administración en la reunión de la Mesa General de Negociación de las Administaciones PúblicasEl debate sobre los servicios públicos y sus empleados alentado desde organizaciones patronales y medios de comunicación afines se sustenta en estudios y documentos elaborados con escasa fundamentación científica que responden más a una posición ideológica que a un riguroso análisis de la realidad. Además, muchos medios de comunicación están contribuyendo a generar una percepción de la realidad muy distorsionada.
Recientemente el presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, declaró en los medios de comunicación que “sobran” funcionarios sin especificar cuantos aunque consideraba que el sector público esta “sobredimensionado” y, por tanto, debería poderse “despedir funcionarios”. Igualmente, el Instituto de Estudios Económicos (IEE), vinculado a la patronal, también pide "una reducción del número de efectivos de la Administración Pública española" apuesta por despedir trabajadores públicos y argumenta que a los empleados públicos les resultaría “fácil” encontrar otro trabajo con su nivel de formación.
Ayer, el Gobierno del PP aprobó la congelación de salarios para todo el personal del sector público en 2012 y respecto a la tasa de reposición de efectivos en el sector público, el Ejecutivo confirmó que será "cero", salvo para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los servicios básicos que afectan a algunos puestos docentes y sanitarios y otros que tienen que ver con la lucha contra el fraude, para los que podrá alcanzar el 10%.
Asimismo se decidió prolongar la jornada laboral de los empleados públicos en 2,5 horas semanales. Ésta última decisión se ocultó a los representantes de los empleados públicos en la reunión de la Mesa General de Negociación de las Administraciones Públicas que se celebró mientras el Consejo de Ministros aprobaba las medidas.
Por tanto, el gobierno con sus decisiones se alinea con la patronal en cuanto a necesidad de "reducir el número de efectivos de la Administración Pública española" puesto que no se repondrán los empleos que se pierdan (jubilaciones, incapacidades, etc..) en las administraciones y tampoco se contratarán interinos, de hecho estamos asistiendo al despido de muchos de ellos.
Pero ¿es cierto que sobran empleados públicos? Sinceramente creo que no.
Si comparamos el número de personas empleadas en los servicios públicos en la Unión Europea podemos acudir al informe, "Administración and the Civil Service in the EU Member Status", elaborado por el Ministerio de Presupuestos, Cuentas Públicas y Administración Pública Francesa que nos ofrece datos sobre el número de empleados públicos de cada país de la UE.
Los datos de nuestro país los he recabado de una artículo elaborado por Juan Torres López1 que, a su vez, los ha obtenido del Boletín Estadístico del Personal al servicio de las Administraciones Públicas del Registro Central de Personal en enero de 2009, del número de empleados públicos en España que publica la OIT para 2008 y de la encuesta de población activa (EPA) en el último trimestre de 2008.
Según los datos obtenidos, el porcentaje de la población activa española que trabaja en el sector público oscila entre el 11,43% (Datos Registro Central - EPA) y el 12,8% (Datos OIT – EPA). Otros estudios nos ofrecen porcentajes todavía más bajos, el informe sobre competitividad y eficiencia económica de la OCDE de 2008, publicado por el prestigioso Economic Policy Institute de Washington señala que el porcentaje de personas que trabajan para el sector público en España es sólo el 9%.
Para 2009, el número de empleados públicos en España que proporciona la OIT es de 3,0621 millones. El Boletín Estadístico del Personal al servicio de las Administraciones Públicas del Registro Central de Personal da la cifra de 2.659.010 para julio de ese año. Si se comparan ambas cantidades con la población activa en el segundo trimestre del año (23,082 millones), los porcentajes serían del 13,2% y 11,51% respectivamente.
Considerando el porcentaje más alto de los dos años es de los más bajos de la UE-15. La media europea de empleados públicos en relación con la población activa es del16%. Pero, además, si se atiende a la información de la OCDE, en los países europeos con las economías más competitivas y eficientes del mundo ese porcentaje aumenta hasta el 26% en Dinamarca, 22% en Suecia o 19% en Finlandia.
A tenor de esta comparación con nuestros países vecinos, en España, no sobran empleados públicos sino que faltan y lógicamente el sector público no está sobredimensionado sino todo lo contrario.
Si a esta realidad le sumamos la pérdida de empleo público que supondrá la tasa de reposición 0 y el deterioro que implicará en la prestación de servicios públicos en nuestro país obtendremos un Estado de Bienestar cada vez menos desarrollado en comparación con nuestros vecinos europeos y unos sistemas de protección social cada vez más débiles.
Mal empezamos con el nuevo gobierno del PP, al final siempre pagan los mismos, los más débiles.
(1) TORRES LOPEZ, Juan (Catedrático de Economía Aplicada. Universidad de Sevilla) “Aclaración sobre el número de empleados públicos en España” Publicado en la Web “Ganas de escribir”  el 17-12-2011.

Visitantes