domingo, 4 de diciembre de 2011

Entra en vigor la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación.

Ayer sábado, entró en vigor la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Sin embargo, dos de sus principales medidas aún tardarán en ponerse en marcha: la sustitución de becas por contratos que comenzará en enero de 2012 y la Agencia Estatal de Investigación (AEI), cuyo primer borrador presentó el ministerio de Garmendia hace algunos meses a debate.
El texto que fue aprobado en el mes de mayo en el Congreso con el voto de casi todos los grupos parlamentarios no contó con el apoyo de las organizaciones sindicales. Pero todavía hay muchas cosas por hacer para que la ley tenga plena vigencia, además de las que hemos señalado hay muchas normas de desarrollo previstas que deberían ser negociadas con los agentes económicos y sociales.
Y tan importante como un adecuado desarrollo de la LCTI es contar con la necesaria inversión en I+D+i. Los fuertes recortes presupuestarios en I+D+i que hemos sufrido en los últimos años impiden el necesario cambio de modelo productivo en nuestro país y consolidan un modelo económico y social profundamente desigual y desequilibrado.
Según las Estadísticas sobre Actividades en I+D que proporcional el INE, los resultados provisionales para el año 2010 indican que en España el gasto en I+D es del 1,39% del PIB frente al 2,05% de la media de la Zona Euro. Al contrario de lo que ocurre en otros países europeos, las empresas españolas están perdiendo y van a seguir perdiendo competitividad dado su escaso interés por la Investigación, el Desarrollo y la Innovación.
Las empresas españolas han reducido un 0,8% su gasto en I+D en 2010, que se suma al descenso que ya se produjo en 2009. La reducción del gasto empresarial en I+D es reflejo de la caída del número de empresas que realizaron actividades de I+D, que disminuyó un 15,6% en 2010. En España las empresas solo financian el 43% del gasto en I+D cuando el objetivo de la Unión Europea es que financien el 66,7%.
Por tanto, es importante que haya un buen marco legal, pero es todavía más importante incrementar la inversión, tanto pública como privada, en Investigación, Desarrollo e Innovación si queremos cambiar nuestro modelo productivo y salir de la crisis cuanto antes.

Visitantes